El Aikido es un arte netamente defensivo y busca controlar el ataque de un adversario mediante el uso de movimientos suaves y fluidos. Utiliza produce proyecciones e inmovilizaciones logran aprovechar la energía del atacante para obtener su control sin provocarle daño. Es conveniente aquí profundizar en el significado de la palabra Aikido; el Aikido se compone de tres Kanji cuyo significado se presenta a continuación:

kanjis-01.png
Ai: Unión, armonía, coordinación. El Kanji se compone de tres signos, el primero es un tejado protector, el segundo una barra horizontal que simboliza la unidad y el tercero un rectángulo que se refiere al cuaternario inferior, principio metafísico relacionado con la manifestación material (las cuatro dimensiones espacio-temporales), por ello su significado como boca que expresa o abertura vacía por la que emerge todo lo creado. Esa cualidad de vacío, vacuidad, es la que le permite ser la fuente de la creación.
kanjis-02.png

Ki: La fuerza vital, la energía manifestada, el espíritu. El ideograma está formado por tres signos. El primero representa las nubes del cielo; el segundo el aliento, el soplo vital, el vapor y el éter y el tercero una espiga de arroz desgranada como símbolo del alimento generador de energía.

kanjis-03.png

Do: Estudio, camino, búsqueda, vía. El símbolo inferior simboliza el hecho de caminar hacia un ideal, mientras que el superior una cabeza con los cabellos arreglados como referencia de “el soberano”, “el jefe principal”, “el origen de algo”. Su significado global se entiende como la búsqueda de un ideal.

En la aproximación personal, los practicantes encontrarán en el Aikido lo que están buscando, si es técnica de defensa personal aplicable, esclarecimiento espiritual, salud física o paz mental. Osensei dio énfasis a los aspectos morales y espirituales de este arte, poniendo gran peso en el desarrollo de armonía y paz. "El Camino de Armonía del Espíritu" es una manera que "Aikido" puede traducirse en español. Esto todavía es verdad en Aikido de hoy, aunque dependiendo del estilo propio de cada escuela, se da énfasis a los aspectos más espirituales en mayor o menor cantidad. Aunque la idea de una disciplina marcial que se esfuerza por la paz y la armonía puede parecer paradójica, este es el principio más básico del arte.
 
Westbrook, A. Y O. Ratti. Aikido y la Esfera Dinámica. Obelisco Editores.2000